miércoles, 3 de octubre de 2007

Déjà Vu : instinto de supervivencia sociópata


El miedo atenazó, de nuevo, a los padres de Maddie tras el interrogatorio en el que fueron considerados sospechosos, y a pesar de todo lo que aconsejaba no demostrar una fuga, es un hecho objetivo, mintieron: "no vamos a dejar Portugal", inventaron excusas y razones para hacerlo, a costa del prestigio o la carrera de otros. Se produce entonces la dimisión de su relaciones públicas que ve rota su credibilidad profesional ante el comunicado que acaba de hacer a los medios: "los McCann se quedarán ayudando a la policía", e interponen a terceros, incluso a sus hijos: "por el bien de los gemelos". En cierto modo, el escenario se reconstruye, pues no parece distinto a lo que pudo ocurrir la noche del 3 de mayo: el pánico ante situaciones de riesgo -Kate interrogada- desencadena en los McCann un comportamiento sociopático, de altísimo interés en su propia conservación.

El disimulo de otros sentimientos, fuera del primario instinto de supervivencia, o la racionalización de los hechos en las personalidades sociópatas es digno de estudio: No he hecho nada malo. Solo la maté es la confesión del co-autor en el caso Leonor Cipriano, que, para hacer desaparecer el cuerpo, dió a comer el cuerpo de la niña a los cerdos. Ójala hagan creer que la persona con experiencia y más preparada para llevar el caso, Gonzalo Amaral, ha sido apartado.

Nota sobre la foto de Leonor Cipriano que ilustra esta entrada: no era pública en la red Internet antes de retirar a Amaral del caso.