jueves, 25 de octubre de 2007

Noli Me Tangere

Lamento, con la consabida degradación semántica, estar haciendo 'un sermón'; pero mi sermón no es religioso, es estético. Es preferible un mecenas a un magnate. Con estrictos criterios empresariales: por la aportación de valor. El mecenas habita un palacio suntuoso que es además una obra de Arte, un valor eterno. No es cierto que el 'Desarrollo' cuente con una industria orientada, pues, al largo plazo, a la Verdad; sino al mantenimiento de mentiras convenientes e inmediatas para la venta de un producto cuyo ciclo de vida es cada vez más corto, como el atractivo de la efímera imagen que lo vende.



Al hombre contemporáneo -el de países desarrollados y en vías de desarrollo donde es aún más fácil observarlo; porque nos han vendido que el resto no importa, que en el ámbito de las religiones históricas viven anclados únicamente en el desarrollo del Espíritu- se le ha vendido bien que las opiniones son los hechos; los testimonios, las pruebas.

La Historia, pues sustentaba las religiones, si bien no es una ciencia exacta, tenía un valor de contraste sobre la verdad. Tras olvidar las religiones, queremos olvidar la Historia; clásico, nos condena a repetirla, pero también a las primeras suplantarlas. El culto a la imagen, al consumo, no son más que mediocres expresiones de un mismo 'espíritu': iconodulas sagradas las primeras; paganos becerros de oro, las segundas.

¿'Desarrollo' de qué? ¿del cuerpo? decíamos en anterior entrada en el blog. Realmente, para los geógrafos, el desarrollo, tal como lo entendemos contemporáneos de los países desarrollados y en vías de desarrollo, es una serie constatable de hechos geopolíticos macroscópicos, los cuáles de forma implícita no quieren decir que microscópicamente sean positivos individualmente: una baja tasa de natalidad y de mortandad, el éxodo del campo a la ciudad, el cambio de una estructura económica agraria, incluso industrial, a una de servicios, y el desarrollo preferente de una forma concreta de gobierno: la Democracia.

La mentira no puede mantenerse en una sociedad agrícola: un plátano debe ser un plátano; ni en una industrial, una biela, es una biela. Pero ¿cómo puedo apreciar que un servicio no es un fraude? ¿que una noticia, que es en el fondo un servicio, no tiene gusano, o en vez de bronce es de plástico? La ciudad, la polis, es el entorno de los servicios. Los partidos políticos, empresas de servicios, que se arrogan con el consuelo de la Ideología el reservado derecho religioso tradicional sobre el Espíritu, y por ende, la verdad. Se arrogan, con el principio de representatividad democrática, el principio de la Auctoritas, para conseguir el nunca conquistado y dialéctico de una autoridad moral; y su relación con los medios, así como el de las empresas, es una relación bastarda para amplificar su discurso, su propaganda, sus campañas.



Eso nos ha contaminado, pues las opiniones, no son los hechos. Los testimonios, no son las pruebas. Y contaminan todos los estamentos de un sistema ciudadano como fue, precisamente la Democracia. Es así, que sólo en países desarrollados y en vías de desarrollo la mentira tenga pábulo. Sociedades menos desarrolladas no lo dan a la mentira, y tienen bastante claro, que lo indeterminado, lo incognoscible, lo incierto forma parte exclusiva de sus religiones. El hombre desarrollado hace actos de fe continuamente, con mucho menos entrenamiento. Cuando solicita una hipoteca, cuando deposita su dinero en el banco. Cuando vota el programa de un partido, cuando su líder político se arroga la autoridad moral del sacerdote que desplaza. Cuando desde el púlpito de las ondas y las rotativas como devocionarios hace sus actos de fe la opinión pública. Hasta de Internet, que es una plaza pública, un mercado de pueblo que empiezan a descubrir los sumos sacerdotes para reconducirlo a sus intereses.

Y es entonces cuando los mejores, los καλὸς κἀγαθός, cuentan con recursos ilimitados y también aprovecharán los medios en su causa. Conducirán a los políticos, si el mensaje conviene, y convenía de ser cierto, sino bueno, sino bello, y si nos hemos equivocado, el Poder, no la Verdad, todos a una para mantenella y no enmendalla.



No es 'un caso' el caso McCann, es un ejemplo. De repugnante manipulación 'política' -entiéndase ciudadana- de opiniones y testimonios, en vez de un enfoque sobre hechos y pruebas tangibles, palpables, tocables, visibles.

La mentira no quiere Historia.

El Poder te la guarda. Los análisis de las pruebas tardan en llegar. Mientras, la industria de servicios celebra una feria de muestras: servicios de relaciones públicas para conseguir cierta verosimilitud en mensajes polarizados; servicios de detectives privados, cuyo producto es filtrar a la policía las llamadas. Como los medios ingleses, falsamente abiertos para publicar comentarios de sus lectores, que cobardemente filtran, mientras publican aquellos que a la causa interesan. En la polis, muchas plazas a la Independencia, y pocas a la Libertad. Y no importa, somos una sociedad libre; libre hasta para no serlo. Libre para ante el hastío del caso McCann respetar a quien se traga sus vómitos, o expulsa, hacia dentro de si mismo, que lo permite su libertad, sus sapos y culebras. Las descalificaciones de la policía portuguesa todavía son educadas.

(Addenda 29 de Octubre: Mercedes. Pues no, ya no lo son:

Transcribo y traduzco un solo párrafo:

"It is the fault of the spectacularly stupid, cruel Portuguese police. I have never much cared for the convention of calling cops "pigs" or "filth", but I am happy to make an exception."

Es culpa de la policía portuguesa espectacularmente estúpida y cruel. Nunca me ha preocupado demasiado de la conveniencia (no es exáctamente conveniencia pero el término resulta muy difícil de emplazar en este texto - por lo menos para mi) de llamar a los policías "cerdos" o "inmundicia", pero me hace feliz hacer una excepción."

También insulta al embajador portugués. El hipócrita lenguaje del cabestro que escribe "respectfully" para acabar con "keep your stupid, sardine-munching mouth shut" no tiene parangón:
And I would respectfully suggest that in future, if you can't say something constructive about the disappearance of little Madeleine, then you just keep your stupid, sardine-munching mouth shut.


Addenda 8 de Noviembre: En este orden de cosas, apuesto a que queda en nada la queja del embajador portugués)


Los textos religiosos, desaparecidos y dados por muertos, narraban que la verdad os hará libres y se escuchará en los tejados.

What cigarette do you smoke, Doctor?

El apretón de hoy
Mejor que la prensa de hoy. Del latín prensare: "apretar". La Guerra de Irak cuestionó si la profesión periodística era una profesión libre. El caso McCann cuestiona si siquiera es una profesión.

(Addenda, 27 de Octubre. Noticias menos divulgadas en cuarentena. En Marruecos han sido detenidos varios ciudadanos británicos que pretendían, a cambio de fuertes sumas de dinero, el testimonio de avistamiento de Madeleine por parte de los empleados de una gasolinera. Los mismos empleados denunciaron los hechos a la policía de Marruecos.

Gracias, Anónimo: Se documenta la lentitud en la entrega de pruebas: mensajería telefónica y llamadas realizadas por los McCann con operadores británicos de telecomunicaciones; relatoria final del análisis de ADN del laboratorio de Birmingham.


PJ espera registos dos telefonemas dos McCann
As autoridades portuguesas ainda não têm na sua posse o registo dos telefonemas efectuados pelos McCann nos últimos cinco meses e estão, assim, impossibilitadas de cruzar as chamadas. Assim, foi necessário pedir às autoridades inglesas que solicitassem essa informação às empresas de comunicações existentes na Grã-Bretanha. (...)
Até agora, esses registos, que permitiriam às autoridades portuguesas saber para quem é que o casal constituído arguido ligou, não chegaram.
Mas esta situação não é nova no caso. O mesmo tem acontecido com os testes de ADN que foram solicitados a um dos mais conceituados laboratórios do mundo, localizado na cidade de Birmingham. As perícias têm chegado a conta-gotas às mãos dos investigadores, mas o relatório final ainda não terá sido enviado para o Ministério Público de Portimão.
)